Reactor nuclear de GDF Suez en Chile: “Improcedente e inviable”

Sorpresa causó el anuncio del director ejecutivo y presidente de la empresa energética GDF Suez, Gerard Mestrallet, sobre el inicio de conversaciones con el gobierno de Chile para analizar la eventual instalación de un reactor nuclear en el norte del país. El proyecto tendría como objetivo principal abastecer de electricidad a las mineras de la zona que, en los últimos años y gracias al incremento del precio del cobre, han aumentado su demanda energética de forma significativa.

El año pasado la compañía- de capitales franco belga – ya había intentado instalarse en Chile con la polémica termoeléctrica Barrancones en las cercanías de Punta de Choros, iniciativa que fue desechada luego de una serie de protestas ciudadanas y de la intervención del Presidente Sebastián Piñera.

Sin embargo, las cosas no terminaron ahí. Precisamente en octubre de 2010 y después de ese episodio, el mismo Mandatario abrió la ventana hacia una diversificación de la matriz energética que incluía la alternativa nuclear, a través de una serie de estudios técnicos que derivarían en una institucionalidad en la materia. “La decisión no se tomará en mi Gobierno, pero quiero asegurar que la administración que la tome, tenga todos los elementos que necesite para hacerlo de manera efectiva”, dijo Piñera.

Sin embargo, los expertos son claros al señalar que la instalación de un proyecto de este tipo es inviable, ya sea por los riesgos sísmicos, la escases de agua y la inexistencia de una normativa que regule a esta industria.

“La construcción de una central nuclear en esa zona es absolutamente improcedente porque las centrales nucleares, al igual que cualquier central térmica, requieren agua para su enfriamiento y no hay disponibilidad para ello. Hoy las mineras con dificultad han tenido agua para sus procesos productivos. Por otro lado, si ellas quisieran utilizar agua de mar en la costa, hay que entender que la zona norte es un lugar sísmico y en el corto y mediano plazo, siempre va a ser una opción súper riesgosa”, indicó la directora del programa Chile Sustentable, Sara Larraín.

Pero además la Agencia Internacional de Energía Atómica recomienda que las centrales nucleares, por su mantenimiento, no superen el 10 por ciento de cualquier sistema eléctrico, disposición que también pondría una traba a la instalación de un reactor en ese lugar. “En el norte grande tenemos relativamente pocos megawatts, por lo tanto, las centrales comerciales, que aportan entre 500 y 1000 mega, no tienen ningún espacio en el Sistema Interconectado del Norte Grande”, precisó Larraín.

En la misma línea, el académico de la facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, Roberto Román, indicó que “hacer una apuesta a la energía nuclear como solución para los problemas energéticos de Chile sería un error garrafal. Somos un país que estamos más que privilegiados en cuanto a energías renovables y sería absurdo embarcarse en una energía que está obsoleta, que es demasiado cara y que trae una serie de otros riesgos que todo el mundo conoce”.

De hecho, según Román, si se considera la experiencia internacional en torno a lo que ha sucedido en materia de energía nuclear es posible percatarse que “los costos se han ido disparando cada vez más y están sobre los siete mil dólares por kilowatt, que es el doble de lo que cuestan energías como la geotérmica e incluso la energía solar. Por lo tanto, es una opción que técnicamente no tiene ningún sentido”, dijo.

Además, el tiempo para que un reactor efectivamente se ponga en funcionamiento es relativamente largo y si se comenzaran a alzar proyectos este año, por ejemplo, recién estarían listos en el 2025, plazo que no serviría para sortear la denominada crisis energética.

Una crisis que la directora del programa Chile Sustentable mira con distancia, pues aseguró que parte de la paranoia que se ha generado en torno al tema se relaciona con los intereses de las empresas.

“Decir que Chile se va a quedar sin energía es falso, una completa desinformación. Hay una presión del sector minero para poder ampliarse y argumentan que con el precio del cobre necesitan más energía. Han estado pidiendo la unión del Sistema Interconectado Norte Grande con el Central para que proyectos como Hidroaysen sean beneficiosos para ellos, pero tampoco han llevado adelante el desarrollo de nuevas tecnologías. No tenemos ninguna minera desarrollando geotermia ni energía eólica que hoy son competitivas en el mercado. Es bastante fácil, pedir, vociferar y utilizar la posición de poder de gremio empresarial para decir que quieren la tecnología más rechazada por la ciudadanía a nivel mundial”, sostuvo Larraín.

De todas formas, el lobby que se ha generado a nivel internacional a favor de la energía nuclear es innegable. A juicio de Román esto se explicaría porque “hay una industria nuclear muy grande en el mundo y necesita juntar recursos para seguir activos y ayudar a financiar la siguiente generación de reactores que estaría listo entre 2040 y 2050 que se supone que vienen mucho mejores. Pero es una industria que está con problemas, está estancada y los proyectos no despegan, pese a todo lo que se diga”.

Román añadió que “los únicos países del mundo donde se están instalando reactores de forma significativa es en China y Corea del Sur porque tienen que tener más energía eléctrica y no hay otra opción en el corto plazo. Se produce una mayor presión y competencia por los recursos del combustible. Pero que un país chiquito como nosotros en la cola del planeta se embarque en reactores nucleares va a significar en tiempos de ejecución que en el mejor de los casos se empiece a operar en 2025”.

Los expertos aseguraron que existen alternativas disponibles en plazos mucho más cortos, más baratas y, por supuesto, más limpias, como la energía eólica y solar, que ya han ganado un lugar competitivo y privilegiado y que, además, están consideradas en el compromiso del Presidente Piñera quien aseguró que el pilar de su política energética sería la potenciación de las Energías Renovables No Convencionales.

Anuncios

Un pensamiento en “Reactor nuclear de GDF Suez en Chile: “Improcedente e inviable”

  1. En tanto Chile carece de minerales de uranio y tampoco ha desarrollado la tecnología nucleoeléctrica, es lógico que el grupo francobelga Suez adelante su oferta de instalar una central nuclear en nuestra zona norte. No es lógico, en cambio, asumir una intervención foránea que involucra tanta o mayor dependencia que el petróleo. Además de su propia complejidad, el procesamiento del combustible atómico se encuentra bajo rigurosos controles externos, donde prevalecen los intereses de las potencias mundiales. En América Latina, solo Brasil y Argentina han logrado un nivel significativo de desarrollo nuclear en virtud de grandes inversiones fiscales que incluyen factores geopolíticos; por ejemplo, construir submarinos nucleares.
    Carlo Rubbia, Premio Nobel de Física 1984, visitó una universidad de Antofagasta en octubre 2009. donde manifestó: “No hay que comparar los reactores nucleares, sin gases de invernadero, con las centrales carboneras contaminantes. Chile debiera preferir sus ventajas naturales de energía solar con proyección industrial.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s