COMUNICADO AIP-UCHILE “El etiquetado y la publicidad de los alimentos en Chile: una estrategia necesaria”

El perfil epidemiológico de nuestro país es característico de sociedades de países desarrollados, predominando una alta carga de enfermedades crónicas asociadas a la nutrición. Entre ellas, la Hipertensión Arterial, Obesidad y Dislipidemias se asocian al desarrollo de enfermedades metabólicas como Diabetes tipo 2 y Enfermedades Cardiovasculares, esta última, principal causa de morbi-mortalidad en nuestro país.La última Encuesta Nacional de Salud (ENS) 2009-2010 en población de 15 a 75 años, mostró una prevalencia de sobrepeso y obesidad de un 64,4%, condición que afecta actualmente al 25% de los menores de 6 años controlados en el Sistema Nacional de Servicios de Salud y al 38% de los escolares de 1º básico controlados en la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas.

La implicancia de lo anterior es manifiesta. Aproximadamente un tercio de los niños obesos menores de 15 años tiene 3 o más factores de riesgo cardiovascular (síndrome metabólico), condición asociada a la ingesta de alimentos ricos en grasa, azúcares y sal, y a la pérdida de la condición física (según el reciente SIMCE de Educación Física 2010 menos del 10% de los escolares de 8° básico tiene una condición física satisfactoria).

Frente a estos y otros antecedentes, Chile ha implementado durante las últimas décadas diversas estrategias preventivas que han incluido la educación en hábitos saludables de alimentación y actividad física a nivel poblacional, y una creciente oferta de alimentos y espacios para actividad física saludable, que no obstante, la población no está demandando. La falta de éxito de estas iniciativas puede estar relacionada a una falta de valoración de bienes como la salud y de la adquisición temprana de estilos de vida saludables. En el año 2002, la Organización Mundial de la Salud llamó a bajar los niveles de sal, grasa y azúcar en los alimentos, aumentar la actividad física y eliminar la publicidad e impedir la venta de “comida chatarra” a los niños; estas medidas ya son parte de las políticas públicas de los países de la OCDE´, no así en el nuestro. En ese sentido, uno de los tópicos relevantes que recientemente acaparó la atención de la comunidad científica, política, empresarial y de la ciudadanía es el proyecto de Ley sobre “Composición Nutricional de los Alimentos y su Publicidad”, recientemente discutido y aprobado con modificaciones en ambas Cámaras del Congreso Nacional.

Entre sus principales aspectos el proyecto apunta a regular: a) la rotulación clara de los alimentos no saludables (o “chatarra”); b) la obligatoriedad de la enseñanza en los establecimientos educacionales, de una alimentación saludable y sobre los efectos nocivos de una dieta excesiva en grasas, azúcares y sodio; c) el aumento de la cantidad de actividad física obligatoria en los colegios (a 3 bloques semanales); d) la venta de alimentos no saludables en establecimientos educacionales y su publicidad a menores de edad; y e) la publicidad de alimentos sucedáneos de la leche materna.

Aún así, se espera que dos artículos del proyecto no sean finalmente aprobados (mediante un veto Presidencial) que son la prohibición a la venta de alimentos no saludables en Universidades e Institutos, y a la publicidad para los alimentos sucedáneos de la leche materna. A nuestro juicio, el rechazo a este último es un claro retroceso. Considerando el indiscutible efecto benéfico de la lactancia materna en el sistema inmunológico, digestivo y del apego temprano del binomio madre-hijo, creemos que el permitir la publicidad para los sucedáneos de esta, atenta contra la estrategia mundial propuestas por la OMS del fomento de la lactancia materna exclusiva. En efecto, este Gobierno ha dado a entender su respaldo a esta estrategia, por ejemplo indirectamente, a través del Proyecto de ley en materia de duración del descanso de maternidad. Aún cuando, cada mujer decide su posición a este respecto, nos parece que la falta de una postura estatal reguladora de la publicidad a la “competencia industrial” de uno de los alimentos más completos y benéficos para el lactante, será una deuda para con la población.

Por otro lado, el propio Ministro de Salud, Sr. Jaime Mañalich, señaló a esta Ley como “absurda y completamente inaplicable”, ridiculizándola como “la ley del Súper 8″, y como diversas empresas del rubro alimentario se opusieron a esta iniciativa. Ambas actitudes nos parecen realmente cuestionables, en primer término, debido que fue el mismo Ministro quien ha participado activamente en la divulgación sobre la importancia de fomentar estilos de vida saludables (particularmente, después de haber recibido los datos de la última ENS) y en segundo término, porque empresas del rubro financian en parte estrategias como la reciente campaña gubernamental “Elige vivir sano”, que intenta promover estilos de vida saludable en la población. No obstante, estrategias similares en otros países han llevado a que la industria alimentaria se reinvente y adecúe a las nuevas demandas de los consumidores.

Cambiar los hábitos alimentarios y de actividad física no es una tarea fácil, aún más en la actualidad donde diariamente niños y adultos son bombardeados por publicidad, promociones y regalos asociados a la compra de alimentos. Esta legislación constituye una oportunidad para mejorar la información que recibe una persona al momento de escoger sus alimentos, promoviendo la toma de decisión informada. Como Investigadores en Postgrado del área de la Nutrición y de la Universidad de Chile, creemos que esta Ley permitirá a la personas escoger sus alimentos con mayor y mejor información. Aun cuando no fue posible su aprobación sin menoscabar su integridad, esta Ley constituye un avance importante para el mejoramiento de la salud poblacional.

El notable interés público y privado en torno al proyecto fue el reflejo de la importancia social de tomar acciones concretas y decididas en esta materia. Particularmente, considerando que el dinero invertido en políticas de promoción y prevención de salud es mucho menor que el invertido en el tratamiento secundario o terciario de las patologías crónicas que caracterizan a nuestra población.

Comité de Alumnos, Doctorado en Nutrición y Alimentos.

INTA, Universidad de Chile

                                                                                                                                                  Asamblea de Investigadores en Postgrado

Universidad de Chile (AIP-UCHILE)                                                                        

DESCARGAR COMUNICADO AQUÍ

Anuncios

Un pensamiento en “COMUNICADO AIP-UCHILE “El etiquetado y la publicidad de los alimentos en Chile: una estrategia necesaria”

  1. Felicitaciones a los investigadores del Doctorado en Nutrición y Alimentos por abordar esta temática en un momento en que el tema es atingente a Chile. Como profesionales de las ciencias es nuestro deber mantener a la sociedad atenta a los cambios y ofrecer orientación desde nuestra área de pericia.
    Excelente aporte de una comunidad de postgrado a las políticas públicas de nuestro país.

    Carlos Salazar.
    Mag. Ciencias Vegetales
    Editorial ANIP.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s