Números, calidad, equidad y diseño en el sistema universitario chileno

Por Juan Carlos Letelier y Jorge Mpodozis

Resumen. El sistema universitario chileno es como un reactor fuera de control. Está creciendo, en numero de alumnos, a velocidades crecientes sin que ningún pensamiento estratégico defina su tamaño, su costo y su nivel de calidad real. Existen (en 2011) 630.000 alumnos que se distribuyen en dos sistemas muy diferentes.

El sistema nacional universitario (SNU) constituido por una mezcla peculiar de 25 universidades, 16 de ellas estatales y 9 privadas tradicionales. El SMU trata de ejercer sus funciones de Docencia, Investigación y Extensión de acuerdo a parámetros internacionales sobre la naturaleza de la función universitaria (300.000 alumnos, 87% de la investigación científica, 90% de la educación de postgrado, proyectos de I+D de importancia estratégica).

En paralelo, desde 1981, existe un sistema privado (SPU), esencialmente desregulado, que define sus propias metas de matriculas, sus aranceles y el uso de los excedentes. EL SPU funciona con otra envolvente de parámetros. Aunque ya es masivo (300.000 alumnos desde el 2009) no hace casi investigación científica (solo 8%), no otorga postgrado, no participa de proyectos estratégicos y es poco transparente en el uso de los fondos obtenidos por aranceles y matriculas.

Adicionalmente, desde la existencia de los CREDITOS CON AVAL DEL ESTADO (desde 2006) se produce el efecto perverso que las universidades pueden expandir su matricula de pregrado si riesgo financiero, y sin tener que preocuparse por la empleabilidad a futuro. En la practica Chile tiene, en el SPU, un sistema universitario paralelo que obtiene ingresos por mas de US$1000 millones/año, tiene poquísima regulación en cuanto a calidad, no participa del esfuerzo de I+D que demanda el país, tiene poco riesgo financiero .. y parece no estar consciente que esta saturando el país con profesionales que no tendrán empleabilidad de acuerdo a su entrenamiento.

La falta de una política que asegure equidad en el ingreso (y en empleabilidad futura) y calidad está comenzando a incubar una situación socialmente compleja que nos aleja de ser un país desarrollado. Aunque duela decirlo la proliferación de Universidades (60!), programas o carreras (180 solo para estudiar derecho) y alumnos (9900 alumnos entraron a derecho en 2011) nos aleja del objetivo estratégico de ser una “sociedad del conocimiento” o “sociedad docente”.

DESCARGAR ARCHIVO: EDUCACION_FAC_CIENCIAS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s