Declaración pública frente al documento gubernamental: “Políticas y propuestas de acción para el desarrollo de la educación chilena”

A la comunidad universitaria, científica y nacional,

La Asociación Nacional de Investigadores en Postgrado (ANIP) creemos necesario emitir una declaración pública frente al documento gubernamental “POLÍTICAS Y PROPUESTAS DE ACCIÓN PARA EL DESARROLLO DE LA EDUCACIÓN CHILENA”, publicada el pasado 1 de agosto, al menos en lo que respecta a Ciencia y Tecnología (CyT).

Nuestra Asociación, ha trabajado y contribuido en los últimos años a que estudiantes e investigadores en postgrado del país se organicen en la defensa de los intereses y derechos comunes, a generar espacios para la discusión de políticas públicas de ciencia y tecnología que impulsen el desarrollo de la investigación del país a niveles superiores, como también acercar la ciencia hacia la sociedad. En este sentido, dado la contingencia nacional y que las materias educacionales son transversales para nuestra sociedad, cualquier política se promueva a nivel país corresponde ser repensadas no sólo con los aportes de los actores educacionales, sino también los académicos, científicos y sociales en general. Por ende, como ANIP creemos que nos compete emitir una opinión como un actor más, según la mirada del mundo académico y universitario.

Pesamos que, una política, propuesta o acuerdo nacional en educación debe asegurar que el Estado reconozca y garantice constitucionalmente la calidad de la educación, primero como un derecho social y luego como un bien público. Además, debe de estar en sintonía y guiado por los intereses superiores de la sociedad chilena, y no sólo por los intereses de los mercados. Reconociendo a la educación como base y eje para promover el desarrollo y fortalecimiento de la investigación, la ciencia y el desarrollo tecnológico, para impulsar en nuestro país la existencia de una sociedad más igualitaria, socialmente justa, equitativa, saludable, sostenible, productiva y responsable con el medio ambiente.  El abordar este desafío debe ser responsabilidad no sólo por un sector, sino también en conjunto con los actores educacionales, académicos, científicos y sociales. Por lo tanto, consideramos insuficiente cualquier iniciativa o propuesta que se elabore fuera de estos principios.

Creemos que el Estado debe hacerse cargo de la maduración democrática social como país y de su desarrollo, principalmente a través de un proyecto de visión país, a mediano y largo plazo. Este debiese involucrar, propuestas de políticas e institucionalidad para CyT que sean sólidas, consensuadas y democráticas, que asegure su continuidad, calidad, excelencia y la retribución de la generación de estos conocimientos a la sociedad, incluyendo en los ámbitos educativos, tanto en los niveles escolares y universitarios, tecnológicos y profesionales. En cuanto, al ámbito del financiamiento de I+D, se hace necesario que se asegure un aumento de fondos públicos.

En este sentido, pensamos que aún nuestro país no ha desarrollado una discusión profunda, democrática e inclusiva sobre el conjunto de políticas y medidas que se deberían impulsar, en los distintos niveles, para lograr los elementos mencionados, lo que conlleva a que nuestro país carezca de una institucionalidad en CyT cuyo actor principal sea el Estado y que garantice la elaboración de iniciativas de investigación y programas al servicio de la sociedad en su conjunto.

Por lo tanto, creemos que una propuesta de política educacional país que busca avanzar en sus niveles de desarrollo, social, cultural, político y económico, debería incorporar en forma clara, todos los elementos propuestos y nombrados anteriormente. Al leer la propuesta gubernamental que fue entregada en respuesta a las demandas del movimiento ciudadano por la educación, nos damos cuenta que estos elementos, desafortunadamente no están claramente estipulados.

En específico, sobre algunos puntos de la propuesta pensamos que:

●    “Innovación, Ciencia y Tecnología”, deben ser tratados y discutidos con mayor profundidad, consultando a los diversos actores involucrados, buscando propuestas más consensuadas y horizontales. Ello con el fin de buscar desarrollar una política nacional, que considere tanto el bienestar de sus habitantes como el desarrollo de una calidad educativa que sirva de base para el posicionamiento de Chile, como un foco mundial de innovación en ciencias y tecnologías.

●    Valoramos el anuncio respecto al fortalecimiento de los programas nacionales de doctorado, pero a su vez pensamos que se debe enunciar con mayor detalle con las líneas estratégicas de este fortalecimiento. Consideramos que sería muy importante incorporar en este aumento las becas para todas las áreas del conocimiento. Artes, humanidades, ciencias sociales, ciencias básicas, aplicadas y medicina deben ser potenciadas por igual, sin poner en riesgo a la libertad de investigación, junto con que se asegure la plena realización de la vocación, habilidades e intereses de los investigadores, y que no sólo obedezcan a los intereses productivos de mercado.

●    En cuanto a institucionalidad científica, consideramos necesario declarar nuestra insatisfacción ante los anuncios del ejecutivo de restablecer la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (CONICYT), mejorar la coordinación entre las agencias del Gobierno y aumentar los recursos públicos, como únicas medidas anunciadas en la propuesta. Ya que, para nosotros y como diversos actores científicos lo han expresado anteriormente, es necesario avanzar hacia la creación de un Ministerio de Ciencia y Tecnología, como una institución capaz de planificar y promover el desarrollo del sector, la generación de conocimiento y la implementación de tecnologías para contribuir al desarrollo del país. Creemos que es sólo a través de una institucionalidad con rango ministerial será posible vincular la generación de conocimiento al fortalecimiento democracia, al aumento del bienestar social y a la superación de la brecha de inequidad existente en nuestro país. La creación de un Ministerio de Ciencia y Tecnología, debe ir acompañada de un fortalecimiento de las políticas de Estado con innovación en materias de institucionalidad para CyT y con un mayor financiamiento estatal (por lo menos a nivel de los países de la OCDE del cual somos parte, esto significa un 2,3% del PIB, garantizando como mínimo un 60% del financiamiento global desde el Estado).

Por lo tanto, en este marco creemos que la actual propuesta del Gobierno es insuficiente, porque no garantiza los puntos antes señalados. También declaramos, que como ciudadanos organizados en la ANIP, respaldamos este movimiento social iniciado por los secundarios y los universitarios que cuyas aspiraciones, iniciativas y propuestas están siendo confeccionadas por los diversos actores de la mesa social por la educación, las que están siendo redactadas en el documento “Bases para un acuerdo social por la Educación Chilena”, porque pensamos que no es solo un conjunto de medidas necesarias para mejorar el sistema educativo de nuestro país, sino también como un instrumento democrático de participación ciudadana en la elaboración de políticas públicas.

A su vez, presentamos nuestra preocupación pública y hacemos un llamado a que se respete el derecho Constitucional (Art.19, 13º), y como lo amparan diversas declaraciones de derechos humanos universales (DUDH: Art 19 y 26 y CIDH: Art. 13 y 16), a que los diversos actores ciudadanos puedan expresarse libremente y manifestarse pacíficamente en los espacios públicos, por sobre el acto de reprimir estas expresiones cuando se difiere. Creemos que la democracia se fortalece mediante la creación de espacios de diálogo, profundización del debate con los actores involucrados, respetando el derecho a discrepar y con la creación de mecanismos de gestión para incorporar los diversos petitorios y propuestas que emanan desde la ciudadanía.

Invitamos a los distintos actores educacionales a incorporar estos temas planteados, dentro de sus demandas y propuestas, ratificando nuestro compromiso para participar de la discusión y elaboración de medidas, tanto en temas de educación con énfasis en el nivel universitario y del postgrado, como también en políticas para el desarrollo de la CyT en nuestro país.

 Asociación Nacional de Investigadores en Postgrado (ANIP)

 www.anip.cl

www.mascienciaparachile.cl

contacto@anip.cl

Descarga la Declaración Pública aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s