Homenaje a Hermann Niemeyer: “Hacen ciencia quienes la aman”

Homenaje que a AIP-UChile estuvo invitado, artículo publicado en el http://elpulso.med.uchile.cl/20110801/noticia8.html

HOMENAJE A 20 AÑOS DE SU FALLECIMIENTO (1918 – 1991)
HERMANN NIEMEYER: “HACEN CIENCIA QUIENES LA AMAN”

  • Autoridades, académicos, ex compañeros de trabajo, amigos y familiares, se dieron cita en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile para hacer un reconocimiento a uno de los más distinguidos académicos de la Casa de Bello y a uno de los más destacados científicos del país.
 “Hermann Niemeyer decía en voz alta lo que otros callaban. Y sin duda hubiese sido uno de los primeros en levantar la voz por una educación pública de calidad para los estudiantes talentosos de nuestro país. Su legado es el gran aporte al conocimiento de investigación científica. Su libro “Bioquímica General”, publicado en 1962, era el libro de consulta de todos quienes buscaban interiorizarse con la especialidad”, decía en un sentido discurso de homenaje, la decana de la Facultad de Medicina, doctora Cecilia Sepúlveda, el martes 26 de julio de 2011 en el salón Lorenzo Sazié del plantel.

El profesor y doctor Jorge Babul, presidente del Consejo de Sociedades Científicas y director del Programa Académico de Bachillerato de la Universidad de Chile, además uno de quienes más lo conoció -pues trabajó con él-, recordaba, entre varias otras cosas, la rigurosidad en el lenguaje que usaba el doctor Niemayer. “A Hermann lo llevo adentro mío y rendirle un homenaje el día de hoy, a 20 años de su fallecimiento, es algo que no podíamos dejar de hacer”, aseguraba.

Los profesores y doctores: Jorge Allende, director de Relaciones Internacionales de la Facultad de Medicina; Norbel Galanti, del Programa de Biología Celular y Molecular del Instituto de Ciencias Biomédicas (ICBM); Pilar Carvallo –ex alumna del Doctor Niemeyer- del Departamento de Biología Celular y Molecular de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Católica de Chile, tampoco pudieron marginarse, y se refirieron a él durante la ceremonia como un auténtico maestro.

¿Quién era Hermann Niemeyer?

Médico cirujano y bioquímico, de la Universidad de Chile, se tituló en 1943 con la tesis de grado “Contribución al estudio del metabolismo de la célula hepática”. Una vez graduado, se dedicó a la pediatría. Preocupado por la desnutrición de los niños, produce una larga lista de publicaciones de investigación clínica, que lo llevaron finalmente a fundar el Laboratorio de Investigaciones Pediátricas del Hospital San Borja Arriarán -que luego pasó a ser el Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos, INTA- junto al doctor Meneghello.

Con una beca Guggenheim en 1949, estuvo en los laboratorios de A. Baird Hastings y de Fritz Lipmann, en la Universidad de Harvard, y fue allí donde descubrió que la fosforilación oxidativa que resulta de la cadena respiratoria en el hígado, era regulada por la disponibilidad de ADP y de otros aceptores de fosfatos del ATP.

Con esta experiencia adquirida en el extranjero, comienza a dedicarse por completo a la bioquímica e inicia una línea de estudio del metabolismo de los hidratos de carbono en el hígado. Fue en 1955, cuando resume y concibe la monografía titulada “Metabolismo de los hidratos de carbono en el hígado”, tesis para optar al grado de Profesor Extraordinario de la Facultad de Medicina. Con ella además sentó un precedente pues logró rebatir la hipótesis de los ganadores del Premio Nobel de Fisiología o Medicina Carl y Gerty Cori, respecto a la síntesis del glucógeno, proponiendo otra hipótesis y sosteniendo que el glucógeno se sintetiza a partir del derivado activando lo que él denominó glucosil-x.

El año 1959 fue otro hito en su vida, pues vuelve a Estados Unidos y se planteó una nueva línea investigativa al plantearse el efecto que tiene en la dieta de un mamífero sobre los niveles de los enzimas del hígado. Contribuyendo en ese campo y generando con ello, un reconocimiento internacional.

Además de un gran científico fue un gran educador y participó activamente en la Universidad de Chile, impartiendo cursos de grado y posgrado. Además impulsó la creación de la Facultad de Ciencias y creó el doctorado de Bioquímica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

El Premio Nacional de Ciencias lo recibió en 1983, y en 1991 fue laureado con la medalla Rector Juvenal Hernández que otorga la Casa de Bello en forma anual a los ex alumnos de la Universidad que en el ejercicio de sus respectivas labores profesionales, hayan prestado servicios distinguidos a la Universidad de Chile y al país, manteniendo una permanente fidelidad hacia la Corporación, caracterizándose a lo largo de su vida por identificarse con el espíritu humanista y el ideario ético que encarnó el Rector de la Universidad de Chile –por dos décadas-, Juvenal Hernández Jaque. Hoy en día, además existe una medalla que lleva su nombre, premio anual que otorga la Sociedad de Bioquímica y Biología Molecular de Chile, a modo de inmortalizar la figura de un hombre que no sólo sirvió a la ciencia chilena, sino que la hizo suya y construyó este gran legado que hoy se recuerda con tanto cariño y admiración.

Daniela Torres B.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s