Los efectos de la economía neo liberal y las nuevas generaciones

Por Mario Briones R, Agosto 29 de 2012

Los especialistas definen el término inteligencia emocional como la capacidad humana de sentir, entender, controlar y modificar estados emocionales en uno mismo y en los demás. Describe aptitudes complementarias, pero distintas, de la inteligencia académica, de las habilidades puramente cognitivas.

D. Goleman, uno de los pioneros en exponer su implicancia, explica que las claves en la educación emocional parten de la infancia, además de las cuestiones biológicas y culturales, por lo que puede llegar a darse “el analfabetismo emocional”. A Goleman le preocupan los males actuales crecientes de violencia, drogadicción, marginación, depresión y aislamiento sobre todo en el período de socialización de la persona en la infancia, el “precio de la modernidad”. Esta anomalía lleva a los jóvenes a no guiarse por normas y sufren problemas como, desesperación, alienación, consumo de drogas, desordenes alimentarios, agresividad extrema.

Sobre el particular, el Dr. T. Achenbach de la Universidad de Vermont, ha señalado que existe una disminución de la inteligencia emocional, es decir, una carencia de un adecuado control emocional, que conduce a los jóvenes a la intolerancia de la crítica, incapacidad de adaptación y problemas para enfrentar la frustración, que predispone a tener más perturbaciones emocionales, etc.

Detengamos un poco a pensar y aterricemos estas explicaciones con datos duros. Recientemente en Denver, Colorado, EE UU, James Holmes, un joven que estudió neurociencias, se graduó con “los más altos honores” en la Universidad de California, disparó y mató a 12 personas, dejando otras 40 heridas, durante el estreno de la película Batman. En EE UU., es más difícil hacer manifestaciones colectivas.

En Chile se han reiniciado las manifestaciones estudiantiles, porque las soluciones distan años luz de las aspiraciones de los estudiantes, observándose nuevamente varios heridos, detenidos, buses del Transantiago quemados, daños a la propiedad fiscal y privada, tomas de colegios, desalojos, extrema violencia, vejaciones, etc., en algo que ya empieza a verse como parte del paisaje, con un alto nivel de frustración, no sólo en los jóvenes, sino en diversos sectores sociales, porque las mentiras duran un cierto tiempo, luego la falsedad se rinde ante la verdad que irrumpe como trueno.

A partir del fuerte énfasis pro economía de mercado en 1973, el que podía encontrar un trabajo decente era considerado un afortunado, porque encontrar trabajo con 30 % de la población cesante era una misión imposible. Luego, a partir de los gobiernos de la Concertación, se continuó con el modelo, pero fue necesario que salieran las madres a trabajar, lo que las obligó a dejar a los hijos solos en la casa. Sin una guía moral ni afectiva, con carencias de reglas educativas formales y de control familiar, empezaron a producirse los niños tipo “Cisarro”, que con apenas 12 años ya eran delincuentes avezados y drogadictos. Una variedad de casos que van constatando la disminución de la inteligencia emocional.

En Estados Unidos es normal que los estudiantes trabajen como meseros, vendedores de tiendas, en gasolineras, etc., ayudando a financiar sus estudios superiores, sin ninguna connotación peyorativa por realizar estas labores. Lo que no es normal es que, una vez titulados, vuelvan a trabajar en esos mismos lugares, sin poder encontrar ningún trabajo donde puedan desempeñar la especialidad para la cual estudiaron. ¿Qué les aconsejó el Sr. Mitt Romney, candidato republicano a la presidencia de EE UU, líder de la extrema derecha norteamericana en materia de economía neo liberal, a los estudiantes universitarios?, dijo: “tomen la oportunidad, háganle empeño, arriésguense, logren la educación, y si es necesario, pidan dinero prestado a sus padres, y empiecen un negocio”.

Parece una broma macabra viniendo de este señor que sabe se trata del mismo EE UU, que tiene una desocupación de más de 12 millones de personas, muchas de la cuales tienen un alto nivel de preparación universitaria y no han podido encontrar trabajo desde el 2008/2009, hasta el presente.

Ahora la pregunta del millón, ¿Qué explica, los síntomas que están afectando a las nuevas generaciones jóvenes de EE UU, Chile y de muchos otros lugares en todo el mundo?

La respuesta.- Existe un temor persistente, que se está transformando poco a poco en certeza, de que la economía de los Estados Unidos no está creando empleos y es cada vez más difícil para muchas personas lograr ocuparse, porque han ido perdiendo las esperanzas. Muchos desconocen que están enfrentando un problema estructural que no controlan, donde se ha instalado la convulsión laboral, que los economistas denominan eufemísticamente como «flexibilización del mercado laboral».

No sólo en el último tiempo sino desde hace varios años, que en Chile se observa la misma convulsión laboral, de desproteger a los trabajadores, terminar con la indemnización por años de servicio, instalar más flexibilidad laboral (a pesar de la que ya existe), propuestas que son justificadas por doctos economistas que han ido a estudiar a universidades, como Chicago, Dartmouth, Harvard, etc., y que hoy reinan en el gobierno.

¿Qué ha pasado, cómo es posible que estemos llegando a estos niveles? He citado a EE UU y Chile dentro de una misma analogía, porque enfrentamos el mismo problema, a diferente escala. Desde el momento que fuimos elegidos como conejillos de india para la experimentación del modelo de economía neo liberal, con Nixon, Kissinger y la derecha chilena orquestando el golpe de Estado, la sociedad nunca ha reflexionado ni ha hecho una discusión pública que nos permitiera resolver, ¿Para qué estamos haciendo todo esto? ¿Es solo para los ricos, o es para todos los chilenos?

La civilización occidental y su modelo neo liberal ha estado en permanente crisis e inestabilidad, y no es antojadizo pensar que hasta el modelo educativo implantado con la metralleta, este errado al punto de hacer creer que a través de este sistema, los jóvenes encontrarán la clave para resolver todas sus frustraciones, por el contrario, parece más un sofisma aún sin develar.

Hace unos días un cronista del diario norteamericano “The Washington Post” escribió sobre las razones sociales y económicas de una generación que llamó la generación exprimida, a propósito de una encuesta Gallup. En ella, se revela que casi el 60 % ciento de los estadounidenses están escépticos, y muchos padres temen por el futuro que les espera a sus hijos, debido a dos amenazas a su nivel de vida.

La primera es el efecto adverso de la gran recesión de empleos y los salarios. La segunda es por los costos crecientes de una América que envejece con un modelo que no está enfrentando esa realidad, porque del 2007 al 2011, los salarios “reales” (ajustados por inflación) cayeron casi un 5 % para los graduados universitarios recientes, y 10 % para los últimos graduados de las escuelas secundarias.

El verdadero fundamento de la reforma tributaria del gobierno de Piñera es rebajar impuestos a los que ganan más, porque el gasto en educación puede ser financiado con los impuestos que pagó hace muy poco Anglo American por US$ 1.015 millones de la venta del 24,5% de la opción de Codelco. Lo que está haciendo el gobierno es una distracción para poder aplicar más modelo neo liberal de mercado.

La sola solución de los problemas en educación, en cuanto a gratuidad, becas, lucro, calidad, alcances académicos no garantizan nada. El éxito o estabilidad del desempeño de las próximas generaciones, pasa por resolver cómo se integraran estos jóvenes, dentro de un proyecto político económico que resuelva cómo se evitará la reproducción de lo mismo que ahora se rechaza, en beneficio de las generaciones que están naciendo.

Los economistas y muchos políticos llevan una vida explicando las bondades del modelo, pero han sido incapaces de explicar el porqué de esta crisis. Estamos llegando al cenit del modelo de crecimiento y lo que viene puede ser el inicio del fin de algo que creían infinito, porque ingresaremos a un nuevo paradigma, más excluyente aún, el próximo paso se dará con más violencia, más jóvenes frustrados, y aún cuando son más inteligentes y más educados, tendrán que enfrentar una realidad engañosa, los recursos no son infinitos, y los envolverán para ponerlos nuevamente contra la pared, libertad individual o más modelo económico, pero para los mega consorcios, los Hedge fund, la banca especulativa, la avaricia, mayor concentración de riqueza y una codicia humana, sin límites.

Fuente: http://www.elciudadano.cl/2012/09/10/57039/los-efectos-de-la-economia-neo-liberal-y-las-nuevas-generaciones/

 Mario Briones R, consultor.

Anuncios

Un pensamiento en “Los efectos de la economía neo liberal y las nuevas generaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s